martes, 20 de junio de 2017

ÚLTIMO DÍA DE INTERNET, ARTE Y COMPROMISO

EL FINAL DEL CAMINO ES SOLO EL PRINCIPIO
 
El domingo 18 de junio despedimos la segunda edición de Internet, Arte y Compromiso. La jornada prometía ser calurosa y de igual intensidad que las anteriores. Cuando llegas casi corriendo, con unos respetables 24º centígrados a las 9 a.m. al Centro Puertas de Castilla y ves que tu alumnado ya está ahí, esperando, con generosidad, se te ensacha el corazón y piensas que merece la pena el trabajo. 
 
 La coordinadora (María Abellán) y las directoras del curso (Elena López y Verónica Perales) a su llegada el domingo junto a los ponentes Fred Adam y Celia Gradín
 
 
La mañana dominical comenzó con energía de la mano de Fred Adam que inició su intervención presentándonos el GPSMUSEUM, un proyecto de carácter paneuropeo que combina creatividad y geolocalización en sus iniciativas. Fred Adam nos explicó cómo la creación locativa se presenta como un lenguaje emergente de la narrativa espacial. Inevitablemente, los medios locativos (locative media) intervienen en los coceptos de territorio, frontera y geolocalización. Nos permiten ser más conscientes de los terrenos en los que deambulamos, que habitamos o que nos prohíben habitar. Nos permite una relación diferente con el espacio y las tecnologías y son capaces de sacudir nuestra conciencia.
 


Arriba, Fred Adam durante su exposición. Abajo, una de las ideas que vertebraron su intervención, la redefinición de la tipología de territorio mediante los medios locativos.


En su presentación, Fred Adam también expuso cómo explorar el lenguaje del cine y el videojuego aplicado a los medios locativos puede dar como resultado nuevas formas de relación entre los contenidos y los espectadores/usuarios. Una de las claves que se expusieron durante la sesión fue que a pesar de que los dispositivos móviles se conciben para poder desplazarse con ellos, la mayoría de las prácticas asociadas a ellos se vinculan con prácticas sedentarias. Como conclusión, Fred Adam nos planteaba a través de diversos proyectos artísitcos (Walking Stories de Charlotte Spencer o Sensory Deprivation de Christian Nold, entre otros) que estas prácticas no consisten sólo en escuchar un sonido o ver una imagen. Los locative media y sus proyectos se convierte, en palabras de Fred Adam, en llaves que abren una puerta que puede quedarse abierta para invitar a la gente a que escuche, a que vea, a que viva otras experiencias... En definitiva, para experimentar el espacio y expandirnos.


 Annie Abrahams a través de la pantalla mientras Verónica Perales y Celia Gradín traducen su presentación.

Y eso mismo hicimos con nuestra siguiente ponente. Por videoconferencia conectamos con Annie Abrahams desde Francia. Ella nos estuvo explicando cómo fue desarrollando sus primeras prácticas artísitcas en Internet, cuando apenas podíamos imaginar las posibilidades de conexión que tendría la difusión y desarrollo de la tecnología hoy en día. En este sentido, sus piezas se mostraban como un recorrido casi arqueológico de las primeras nuevas formas de performance a través de la red. La temática social que Annie Abrahams afrontaba en sus piezas devenía de los problemas idiomáticos con los que se encontró de pequeña, de modo que exploraba, a través de las posibilidades de conexión global que permitían los videochats online, las opciones comunicativas con otros individuos en otros lugares y con otros idiomas. De este modo, las prácticas transfronterizas de Abrahams nos hablaban ya de una sociedad global y la posibilidad de concebir otros espacios, ubicuos, donde sujetos en diferentes lugares pueden converger y coincidir gracias a la tecnología. La artista interpeló a nuestro alumnado y juntos realizamos una práctica de concienciación física y de conexión con ella en ese "tercer espacio" ubicuo y no concreto que se generaba al oír su voz por el altavoz del ordenador. Annie Abrahams no estaba allí físicamente y sin embargo, estaba.

Nuestro alumnado realizando la práctica propuesta por Annie Abrahams desde el otro lado de la pantalla.

Por la tarde, el alumnado concluyó sus memes sonoros y fueron exponiendo grupo a grupo el trabajo realizado comentando las propuestas de sus compañeros. Llegó el final, al menos por este año... Quizá volvamos a encontrarnos en un territorio expandido o en un tercer lugar más allá de los códigos binarios y las redes sociales. Quién sabe. Al menos nos queda la certeza de que ese domingo 18 de junio, todos estuvimos en un mismo lugar, conectados y trabajando en un curso llamado "Internet, Arte y Compromiso II".

Gracias por estar ahí. Sea donde sea "ahí"...
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario